El preso


Un preso, encarcelado por asesinato en 1er grado, escapa, había estado 25 años de su vida en prisión. En su huída topa con una casa, entra y ve a una pareja durmiendo en la habitación. Ató al hombre a una silla en un lado del cuarto y ató a su esposa a la cama. Subió a la cama, se puso encima de la mujer, y la besó en el cuello. De repente se levantó y fué al baño. El marido arrastró su silla hasta la cama hasta llegar a su esposa y le dijo:

– Cariño, este tipo es un preso que ha escapado, mírale la ropa, y no ha visto una mujer en años. Le vi besar tu cuello y luego salió. Sólo coopera y por favor haz cualquier cosa que quiera. Si quiere sexo contigo, hazlo e intenta que le guste. Cualquier cosa la haces, no luches con él ni te resistas o se enfadará. ¡Nuestras vidas dependen de ello! ¡Sé fuerte, te quiero!

Después de escupir fuera la mordaza de su boca, la esposa medio desnuda contestó:

– Cariño, me alegro de que pienses de esa forma. Tienes razón, no ha visto a una mujer en años, pero no besaba mi cuello… susurraba en mi oreja. Me dijo que tu estas buenísimo y me preguntó si guardamos vaselina en el baño.

Cariño, ¡se fuerte… yo también te quiero!

Anuncios

2 comentarios

  1. ta vakana esa bayna el tipo se le viro alo ultimo

  2. jajajajajaj meda risa con la locura de villa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: