Claritito


El padre de la iglesia se acerca a una de las feligresas más buenas:

“Oye, hija, comprenderás que uno es hombre y tiene necesidades, y yo quisiera ver si pudiera haber alguna posibilidad contigo.

“¡Pero, padre, estoy casada!”

“No hay problema, dile a tu marido que vienes a misa de gallo”.

“Está bien, vengo a las doce de la noche”.

Dan las doce y la mujer está a punto de salir de su casa, después de una ardua pelea con el marido, pero éste no le cree y va con ella a misa. Llegan y como la misa no comienza, el marido solicita:

“No hay ninguna misa, vámonos ya”.

“Espera, ya va a empezar”.

En eso, se escucha una voz:

“¡Dejen de hacer el amor!”

“¿Oíste eso, vieja?”

Y se sigue escuchando la voz.

“Voy a subir a ver qué pasa o quién grita”, dice el esposo.

Cuando el hombre sube, el cura sale y lo hace con la señora. Baja el marido y le coment! a a su esposa:

“¡Mi vida, no me lo vas a creer, pero desde allá arriba se ve, claritito, a una pareja haciendo el amor!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: