Venancio y el fortachón


Venancio no podía satisfacer a su bella esposa. Había tratado multitud de métodos pero nada había funcionado. Finalmente fue a pedirle consejo a su mejor amigo, quien decidió jugarle una broma y le dijo: “Este método es 100 por ciento seguro: contrata a un tipo fuerte para que se pare junto a tu cama y les eche aire con una gran toalla mientras ustedes hacen el amor.”

Venancio contrató al fortachón, pero todos sus esfuerzos fueron en vano. Así que regresó con el amigo quien le dijo: “¿Por qué no cambias lugares? Tú sacudes la toalla mientras el hombre fuerte hace el trabajo en la cama.”

Venancio dijo que estaba dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de satisfacer a su esposa, así que contrató al mismo tipo y esta vez cambiaron posiciones. Naturalmente, la hermosa señora tuvo un orgasmo monumental.

Entonces Venancio se inclinó sobre el fortachón y le dijo, “¡Vez! ¡Así es como tenías que mover la toalla!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: